Hay que ser hijo de puta

Historia de miedo, vía 20minutos.

Un personaje, del que no quiero entrar en polémicas personales, ni mentar a su familia (que no tiene culpa de nada), se va de vacaciones, y se deja sus dos perros (no uno, sino dos), en el balcón de su casa. Lógicamente, uno la palma. Según la noticia, fue en agosto, en Palma de Mallorca, vamos, que me imagino que no hacía mucho fresco que digamos.

Pero lo malo del tema no es que exista gente capaz de estas cosas. Lo bueno es que van y le cascan una multa de 120 míseros euros!. Coño! que clama al cielo! Yo se que un animal no es un ser humano, pero creo que en este caso no se juzga la perdida de una vida (animal) sino en permitir que gente así pueda vivir entre nosotros. 120 euros es lo que me gasto yo en salir una noche a cenar y tomarme dos copas, eso quiere decir que estoy “legalmente” capacitado para demostrar una crueldad extrema? y salirme de rositas. Manda güevos!

Desde este humilde blog, hago un llamamiento para la Eliminación Selectiva de Individuos No Deseados (ESINDE). Yo propongo a este pájaro, pero la lista queda abierta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: